martes, 28 de marzo de 2017

Harry Potter y la Piedra Filosofal en Concierto

"Antes de comenzar nuestro banquete,
quiero decir unas pocas palabras:
Papanatas. Llorones. Baratija. Pellizco"
~ Albus Dumbledore


ecuerdan que cuando les compartí los regalillos que me habían caído en las fiestas navideñas y en mi cumpleaños, les dije que faltaba el de mi cuñada porque quería dedicarle su propia entrada? Pues bien, este era. 

La fecha inicial del concierto era el 3 de enero, pero debido a la cantidad de potterheads que querían (queríamos) ver este concierto, decidieron hacer un bis al día siguiente. Así que imagínense mi sorpresa y emoción (porque ya contaba con que me lo iba a perder...) cuando me llega un wasap de mi cuñada con la imagen de las entradas y me dice "Tu regalo de cumpleaños". Fue casi como si me hubiera llegado mi carta de Hogwarts (sí, esa que se perdió hace 17 años pero que aún mantengo la esperanza de que llegue ^^).


Se celebró en lo que anteriormente se conocía como Palacio de los Deportes, un espacio tremendo lleno de potterheads vestidos con sus mejores galas pottéricas. La verdad es que mi cuñada y yo íbamos un poco a la aventura, porque no sabíamos exactamente si era la proyección de la película con las partes musicales tocadas en directo o si era "simplemente" el concierto de la banda sonora de esta primera película. 

Al final resultó ser lo primero, con todo lo difícil que puede llegar a ser. No es tocar una pieza desde el principio hasta el final, es saber en qué parte del diálogo o de la escena empieza, dónde se corta, etc. y sinceramente me pareció sublime la actuación de la orquesta.


Al inicio el director de orquesta nos dedicó unas palabras. En la presentación fue nombrando cada una de las casas, y según perteneciéramos a una o a otra, rompíamos en aplausos, silbidos y gritos de orgullo. En nuestro caso, fue muy gracioso, porque mi cuñada es de Gryffindor y yo de Slytherin (según el Sombrero Seleccionador de Pottermore), así que teníamos pique asegurado para toda la película (claro que los de la serpiente no teníamos un Dumbledore que nos regalara puntos...).

También nos animó a que aplaudiéramos, animáramos e hiciéramos lo que nos pareciera a lo largo de la película. El hombre no nos quería ahí tiesos y en silencio, quería que animáramos a nuestras casas, que nos pusiéramos en plan hooligan en el partido de quidditch y esas cosillas.


Y vaya que si lo hicimos. En especial, como no podía ser de otro modo, en las primeras escenas en que aparecía Severus Snape. Fue nuestro pequeño homenaje para recordar al maravilloso personaje que nos regaló Alan Rickman. Otras escenas en las que animar, pues ya se pueden imaginar si han visto la película: en el partido de quidditch (unos más que otros), con algún logro de Harry o cuando acaba con el profesor Quirrell.

Aunque sin lugar a dudas hubo un momento que fue mágico, o mágico de verdad, mejor dicho. Me atrevo a decir que estuvo todo el mundo casi aguantando la respiración para evitar hacer algún ruido y entorpecer la magia que estábamos escuchando. Fue el momento del arpa, cuando Quirrell duerme a Fluffy y logra bajar por la trampilla. Imagínense la situación, están viendo esa escena en una pantalla gigante y de repente bajan la mirada y ahí la ven. Una mujer medio en penumbra tocando el arpa en directo. En ese momento créanme que no se escuchaba nada más, como si todo el palacio se hubiera quedado vacío... Hasta que acabó la escena y rompimos en sinceros aplausos de admiración, mientras las lagrimillas de emoción asomaban por nuestros ojos.


El universo de Harry Potter siempre será especial para mí, y haber podido vivir algo así es mágico. No es que Harry Potter, o su universo sea mágico porque sepan atraer cosas con un Accio o invocar un patronus. No. Es mágico porque nos hace soñar, nos hace reír, nos hace llorar, nos inspira y nos hace jugar con la magia de las palabras como si fuéramos mini Dumbledores. Y no puedo más que sentir agradecimiento hacia mi cuñada, porque sin ella esto no hubiera sido posible.

Gracias por leer,
greetings from the coffin

lunes, 20 de marzo de 2017

La Rueda del Año: Ostara

"A todas las semillas durmientes Ella despierta,
El arco iris es Su señal,
Ahora el poder del invierno es tomado,
En el amor todas las cadenas se rompen."
~ Starhawk


oy celebramos Ostara, el equinoccio de Primavera. Hoy la tierra abandona el periodo de recogimiento más propio del invierno y se abre al nuevo y joven sol, se abre para mostrar sus florales encantos. Y hoy, como no podía ser de otro modo, continuamos nuestro viaje por la Rueda del Año para descubrir sus paganos senderos.

Ostara es uno de los Sabbats menores (los que se corresponden con los solsticios y los equinoccios) en el que se celebra la llegada de la Primavera. La Primavera es época de crecimiento: las plantas despiertan de su reposo invernal, y los animales inician un nuevo ciclo de apareamiento y crianza. En este día, la luz y la oscuridad están en perfecto equilibrio, si bien a partir de este momento será la luz la que se vaya imponiendo paulatinamente haciendo que los días sean cada vez más notoriamente largos. En este día, la Diosa despierta de su sueño y cubre la tierra de fertilidad, mientras el Dios crece hasta alcanzar la madurez.

Autores como Janet Farrar o Lucy Summers nos hablan de la posibilidad de que en este festival también se celebrara el Gran Rito o unión sagrada entre las antiguas culturas del Mediterráneo, que parecen ser las "exportadoras" de la tradición de celebrar este equinoccio. En el Neopaganismo, ese Gran Rito o unión sexual entre el Dios o la Diosa tiene lugar en los conocidos como "fuegos de Beltane" (30 de Abril). Pero ¿por qué nos encontramos esta diferencia temporal? La explicación más clara parece provenir de la propia naturaleza. En el Mediterráneo el calor de la primavera llegaba antes, en las fechas en que nos encontramos ahora mismo, dando paso al inicio de los ritos de fertilidad. Mientras que en las zonas de población germana, escandinava y celta, el calor llegaría más tarde, hacia los días en que se celebra Beltane, por lo tanto, los ritos de fertilidad quedarían retrasados hasta entonces. Y ahora podrán preguntarse que ¿por qué entonces el Neopaganismo celebra el Gran Rito en Beltane? Me atrevo a aventurar que porque está construido sobre una base celta, y por tanto se ha mantenido su calendario solar.

Lo que sí está claro es que esta festividad está dedicada a la divinidad Ostara o Eostre en inglés antiguo, de la cual toma su nombre. Se trata de una antigua divinidad germánica que podría asemejarse a la Ishtar mesopotámica, la Astarté fenicia, la Eos griega (de la que podría compartir raíz en el nombre) y la Hathor egipcia. Se trata de una diosa de la fertilidad ligada al inicio de la primavera.

Los principales símbolos de esta festividad es la liebre y el huevo del renacimiento, que tras su cristianización, ha quedado convertido en el huevo de Pascua. Este huevo de primavera está asociado al Huevo del Mundo, que fue puesto por la Diosa e incubado por el Dios Sol y según Robert Graves, la celebración de la incubación del mundo se hacía cada año con la entrada de la primavera.

En un aspecto más terrenal y a la vez más simbólico, más cercano a nosotros como personas, a lo que podemos dedicar esta época, Ostara es un tiempo de hacer limpieza general y dar la bienvenida a lo nuevo, de purificar los niveles mentales y emocionales, de desprenderse de viejas rutinas, dudas y culpas para poder dar la bienvenida a esos comienzos que nos están esperando. Es el tiempo de la inspiración y el optimismo.


Tradiciones de Ostara
  • Decorar y regalar huevos a nuestros seres queridos con el deseo de que les vengan tiempos prósperos
  • Pasear por un bosque o por cualquier zona natural para dejarse iluminar por la luz del nuevo sol
  • Practicar toda clase de trabajos con hierbas
  • Decorar y bendecir huevos para cargar nuestro altar con las energías de la Primavera
  • Extender narcisos y otras flores típicas de la primavera alrededor de nuestro altar, también para cargarlo con estas energías 
  • Hacer guirnaldas de flores con las típicas de esta época
  • Bendecir y comer huevos en esta festividad (también valen los de chocolate)


Correspondencias de Ostara

En esta entrada ya les hablé de qué eran las correspondencias, así que aquí les dejo directamente un listado de las mismas:
  • Diosas: Eostre, Eos, Ishtar, Hathor, Astarté, Frigg y todas las que tengan atributos y cualidades similares
  • Dioses: Cernunnos, Hombre Verde
  • Hierbas, flores, frutas: narciso, asperilla, violeta, aulaga, olivo, peonía, lirio, bellotas, nuez moscada
  • Piedras: amatista, aguamarina, jaspe rojo
  • Inciensos y aceites: incienso, sándalo, rosa, naranja, salvia, eucalipto, manzana, violeta
  • Colores (velas): rojo, amarillo, dorado, verde
  • Alimentos: huevos, pasteles de miel, fruta de la estación
Y para terminar les dejo la canción que Lisa Thiel le dedica a esta festividad:

 Lisa Thiel - Ostara

Gracias por leer,
greetings from the coffin

PD bibliográfico
  • Cunningham, S. (2008), Wicca. Una guía para la práctica individual, Madrid, Arkano Books
  • West, K. (2007), El verdadero arte de las brujas, Barcelona, Palmyra
  • Farrar, J y Farrar, S. (2003), La Biblia de las brujas, Madrid, Equipo difusor del libro
  • Summers, L. (2002), El libro de las Brujas, Madrid, Edaf
  • Starhawk (2012), La danza en espiral, Barcelona, Ediciones Obelisco
  • Graves, R. (2014), La Diosa Blanca, Madrid, Alianza Editorial

viernes, 10 de marzo de 2017

miércoles, 8 de marzo de 2017

Las mujeres de mi vida

"No deseo que las mujeres
tengan poder sobre los hombres,
sino sobre sí mismas"
~ Mary Wollstonecraft

orque hoy es el día para volver al blog y más aún, si lo hago hablando de mujeres. Porque hoy es nuestro día. Hoy es el día de celebrar los logros que las mujeres del pasado consiguieron, y también es el día para recargar nuestras fuerzas y poder seguir luchando. Porque desgraciadamente hoy no es el día en que podamos festejar que existe la plena igualdad entre hombres y mujeres.

Por eso hoy les voy a hablar de mujeres, de aquellas que se han quedado con un pedacito de mi corazón. Pero no. No voy a hablar de mujeres famosas a las que admiro, como la reina Zaqutu, como Hildegarda de Bingen, como Juana de Arco, como Mary Wollstonecraft, como Agatha Christe, como Emilie Autumn. No. Hoy quiero hablar de mujeres "anónimas", hoy quiero hablarles de ustedes, de vosotras porque sois mis heroínas.

Y en especial, me van a permitir que les hable de dos mujeres que, si ya en su momento me abrieron la puerta de su universo, recientemente me han abierto algunas ventanas de su pequeño y maravilloso mundo. 

La primera de ellas es Faylinn. Maravillosa artista, mujer sublime. Siempre he admirado la capacidad de su sensibilidad creativa para transmitir sus sentimientos, para hacerse escuchar a través de sus manos, y más en un mundo en el que la gente rara vez escucha sino es para replicar. Sé que esto se lo he dicho muchas veces, pero aquí lo voy a repetir porque hoy es el día para hacerlo. Gracias a ella descubrí que existía algo llamado la "Alta Sensibilidad" y desde entonces mi vida cambió. Muchas de las cosas que había sufrido, experimentado y padecido (y sigo viviendo) cobraron sentido, y por ello, siempre que lea algo sobre Personas Altamente Sensibles, ella vendrá a mi memoria.

La segunda es la Pequeña Hobbit, mi pequeña enamorada de la obra de Tolkien. Adoro su blog y a ella misma, no solo por las cosas tan monosas del mundo gótico que comparte, sino por la forma en que se indigna ante las injusticias y su sensibilidad hacia el mundo animal.

A vosotras dos os quiero con el amor que puede sentir una mujer por otras mujeres a las que considera sus hermanas. Ojalá pudierais llegar imaginar el honor que siento al compartir palabras, experiencias y luchas con vosotras. Y aunque no haya hablado de otras mujeres de mi vida, no puedo terminar esta entrada sin mencionar a Bianca, Megalupar, Vivielar, Madame Macabre, Tsukko, Iku, Aivic, Nasspanda...

Sé que mi vida hubiera sido menos rica si no me hubiese encontrado con vosotras, tanto en persona como a través de las redes, y no puedo más que sentirme agradecida por ello. Y por ello, además, que esta entrada os sirva a vosotras para sentiros mejor, recobrar fuerzas y seguir luchando contra aquello que os hiere y os impide ser la mujer que este mundo necesita, aunque no merezca. Que nunca os impidan seguir volando. Y cuando lo intenten, porque ya sabemos que este mundo es como es y lo harán, ya sabéis dónde tenéis que dar el rodillazo.

Gracias por leer,
greetings from the coffin