2016/05/26

Dormir después de llorar

(Mi pequeño homenaje a los Coen)


La pesadilla, J.H. Füssli. Siempre he amado este cuadro

Algunas noches sueltan sus monstruos,
sabotean mi patético pacto
de tregua con el insomnio.

Hay uno que me acosa, me causa pavor,
pues me susurra en los sentimientos,
me estrangula el corazón.

Le han puesto muchos nombres:
"nudo en la garganta",
"pensamiento que no calla"...

Pero mi alma, aunque asustada, es sabia,
toca una alarma silenciosa
y acude el llanto salvador.

Una vanguardia de lágrimas furiosas
caen como agujas sobre el monstruo
desatando su nudo, la victoria se alza.

La retaguardia del llanto
como un manto consuela el dolor,
pensamiento derrotado, ya no hay rabia, no hay temor.

Y entonces alma en calma, insomnio
dormido, y el corazón explorando
el arrullo de un susurro onírico.


2016/05/21

Miradas, palabras

Desnúdame con tu mirada,
déjame sentir
el roce de tus ojos
sobre mi piel.

Excita mi intimidad
con una sola de tus palabras,
y que el éxtasis me lama
al tocarme tu voz.

Vuelve a mirarme,
solo una vez más y ¡basta!
Basta ya de palabras.

2016/05/18

Temporada de poesía

Hoy me vestí de poesía...

Blusa asonante,
pantalón en hiato,
y-me-ato los endecasílabos.
Con alejandrinos, me peino.
En los ojos,
un maquillaje de hipérbole,
y una bonita metáfora 
en los labios.

Hoy me vestí de poesía...

Para salir a la fría calle,
para salir de la sociedad 
vacía.

2016/05/17

Si vas a besarme, Amor

Si vas a besarme, Amor,
hazlo con el alma.

Si vas a besarme, Amor,
desgárrame en suspiros
y con tu lengua derríteme.

Si vas a besarme, Amor,
despiértame de este ensueño
y en tu lecho desnúdame.

Si vas a besarme, Amor,
enciéndeme en tu cuerpo
y en mi cuerpo aventúrate.

Si vas a besarme, Amor,
quédate en mis labios
y en mi pecho anídate.

Si vas a besarme, Amor, así,
hazlo con el alma.

O no lo hagas.

2016/05/14

La sensibilidad Constaín

Hoy es una de esas entradas en las que quiero callar y dejar que otros hablen. En este caso he querido compartir una entrada que leí recientemente sobre la Alta Sensibilidad escrita por Ana María Constaín, y la quiero compartir porque me parece que refleja a la perfección muchos de los sentimientos y de las situaciones que experimentamos las personas altamente sensibles.

Os dejo la entrada completa porque merece la pena leerla, pero os he querido resaltar en negrita aquellos párrafos con los que más me he sentido identificada. ¡Que los PAS halléis entendimiento entre sus palabras y que los no PAS seáis un poquito más conscientes de que existimos! ¡Disfrutadlo!

"Hace un tiempo me crucé con un artículo que hablaba de las personas altamente sensibles. Al leerlo sentí un gran alivio.
No solo porque me sentí muy identificada, sino porque además pude ponerle palabras a muchas vivencias que hasta ahora habían estado en el territorio de la confusión.

A mi consultorio llegan muchos niños altamente sensibles. Mis hijas, cada una a su manera, lo son también. Esto me ha ayudado a reconciliarme con aspectos míos que había bloqueado completamente, reemplazándolos con la razón y el intelecto. Con explicaciones lógicas y una gran capacidad de análisis e interpretación.

En la medida que estos niños fueron apareciendo en mi vida, algunas ventanitas empezaron a abrirse. Al principio simplemente creía que era una facilidad para relacionarme con ellos. Pero poco a poco me he dado cuenta de que me reconozco profundamente en muchos de esos seres que se aparecen en mi vida como espejos que me devuelven la posibilidad de amarme como soy.

Al ver y sentir el mundo a través de ellos, recuerdo esa que he sido y despierto. No es fácil porque duele. Por eso comprendo por qué en un principio me fui desconectando y por qué muchos niños lo hacen.

Tantas veces me he peleado con mi introversión y timidez.
Mi necesidad constante de ver la profundidad de todo.
Mi melancolía y esa dificultad por entender el mundo.
Mi paranoia.
Mis miedos.
Mi llanto fácil.
La necesidad de silencio y espacio.
Mi profunda soledad que nada tiene que ver con la cantidad de personas que me aman y rodean.
Mi queja.
Mi intolerancia al dolor físico.
Mi agotamiento constante.
Mi quietud.
Y a la vez mi poca tolerancia a la lentitud.
Mi dificultad para adaptarme a cambios imprevistos.
Mis ganas de ser invisible.
Mi terror a la exposición.
Y al mismo tiempo mi necesidad de contacto y calor.
Mi cabeza repleta de ideas.
Mis altibajos en el peso, que a veces es tan difícil de bajar.
Mis pocas habilidades sociales para las situaciones más cotidianas.
Las tantas veces que quiero encogerme y meterme debajo de la cama (o de la tierra) y quedarme ahí para siempre.
O de meterme en el mar y perderme en sus aguas.

Todo esto lo he rechazado. He querido ser alguien más. He envidiado la ligereza, el tono alegre y extrovertido de aquellas personas de risa fácil y gracia social.
He querido vivir más tranquila, fluir y moverme en el mundo como pez en el agua y dejar de darle tanta importancia a las cosas. Andar más por la superficie, sin tener que sumergirme en las profundidades de todo.
Pero esa no soy yo. No que no pueda por momentos intentarlo,  esforzarme.

Pero no puedo escapar de mi.

Estos niños me lo ponen de frente y con ellos puedo empezar a nombrar ese mundo de confusión que resulta de vivir tan abierto en un mundo tan denso.

Ese sentir cómo quema el dolor del mundo en la piel. 
La asfixia en un lugar lleno de gente.
La cabeza llena de ideas propias y ajenas,
La capacidad de leer cada microgesto y saber que las palabras no concuerdan con la verdad.

Sentir a las personas adentro,
Aislarse, y si no se puede explotar,  cuando los sentidos se saturan con el exceso de estímulos del mundo caótico.
Leer entre renglones,
Oír lo no dicho,
Percibir más allá del tiempo y espacio.
Llorar tristezas ajenas,
temer miedos de otros,
ebullir con la rabia contenida de aquellas sonrisas falsas.

Inundarse de ideas, imágenes y pensamientos bombardeando la cabeza,
que tantas, tantas veces está a punto de estallar.
Hacer conexiones entre lo inconectable
Estar en una constante búsqueda de sentido para aliviar el olvido de la unidad.

Sin duda me he adaptado, al menos lo necesario.
He sabido jugar el juego. Hacer lo necesario para ser aceptada, sin exponerme demasiado. Mimetizándome sutilmente. Haciéndome lo mínimamente visible en la invisibilidad.
Encontrando la manera de ser yo, sin romper demasiado las reglas y haciendo lo necesario para funcionar.
Me protegí. Me blindé. Lo más que pude.
Eso si, siempre he sido un poco rarita.
Oscilando entre el profundo miedo al rechazo y la pujante necesidad de mantener un mínimo de autenticidad.
Ha sido mucha la energía invertida en sostener el mediocre personaje sediento de aprobación pero que en el fondo no soporta el guión propuesto.

Al menos hasta que he empezado a aceptarme y recordar.
Ahora estoy aprendiendo a estar en el mundo con todo lo que soy
A abrirme y quitarme tantas capas, al mismo tiempo que me cuido y me protejo cuando es necesario.
Ampliando la consciencia y descubriendo que nada es lo que parece.

Desde ahí puedo ver a muchos de esos
tímidos,
raros,
agresivos,
inquietos,
hiperactivos,
desafiantes,
autistas,
bipolares,
esquizofrénicos,
depresivos,
desadaptados,
rebeldes…

Verlos mucho más allá de los conceptos. Soltar la intención de ayudarlos a cambiar o adaptarse, y más bien adentrarme con ellos a su mundo.
Aceptarlos y amarlos para que juntos podamos recordar la divinidad que somos y conocer  la humanidad mediante la cual la expresamos.
Acompañarnos a entregar al mundo lo que somos, en el amplio sentido de la palabra.

Esta mi manera, me permite en gran medida ser el otro.
Esto es confuso. Los limites a veces se pierden.
Tal vez porque estos límites no son del todo reales.

Esto que soy, si, me dificulta a veces estar en el mundo,
También me ayuda a no permanecer en la ilusión de que el mundo es esto tangible y material.
Me empuja a trascender la dualidad para experimentar la inmensidad del Todo y de la Nada.
Me invita a integrar el cielo y la tierra.
A explorar lugares inmensos.
A reconocer nuestra grandeza.
A sabernos luz y sombra, y todo lo que hay en el espectro.
A experimentar la vida con todo lo que es sin apegarse a la formas.
A ser, más allá del pensamiento, la emoción y el cuerpo.
Y al mismo tiempo experimentarlos. Integrarlos y trascenderlos.

A Vivir.
A reconocer el universo en cada átomo.
A Amar. Así, con mayúscula.

Y a acompañar a otros a todo esto.

Gracias a eso que soy". 
 
Gracias por leer,
grettings from the coffin

2016/05/11

Crónica del Expomanga 2016

Este pasado fin de semana fue el Expomanga en el Ifema de Madrid y fui el viernes con mi colega, aprovechando que las entradas eran más baratas (últimamente se les está yendo mucho...) y que habría menos gente. 

Las entradas, pufff menuda odisea más propia de Astérix y Obélix, no había ninguna señalización así que dimos un montón de vueltas hasta atinar con la taquilla que era. Además, esta vez habían diseñado un nuevo sistema de venta de entradas (sustituyeron las entradas de papel por pulseras de tela) y tardaban mucho más en darte la entrada.


El Expomanga fue en el Pabellón 12, en el que creo que no había estado nunca y era bastante grande, con lo que las tiendas estaban muy bien repartidas, los escenarios también muy espaciosos y además, por ser el viernes había poca gente así que estuvimos ahí a nuestras anchas.


Entre las actividades, había un poco de todo. Estuvimos viendo un rato una exhibición de artes marciales, pero lo que sí que "vimos" entero fue el concierto de Taiko que hubo después de comer. Y pongo "vimos" entre comillas porque en realidad no lo vimos, lo sentimos. 


Como manda la tradición, lo suyo es coger algo de comer y sentarse en el suelo, espalda en pared a llenar la panza. El sitio que escogimos fue justo detrás del escenario de taiko, así que ya nos quedamos allí para oírlo y fue una sensación genial, sentir los tambores retumbar en el pecho y la tranquilidad que te dejaba luego...

También vimos una exposición de trajes de cosplay, aunque lo "malo" es que quedaba un poco soso, quiero decir que a lo mejor con algún display al fondo hubiera estado más curioso:



Otra zona que me gustó mucho fue "la Isla", un montón de stands destinados a artistas e ilustradores. Aquí abajo os enseño las tarjetas que me llevé de ellos, porque me encantaron sus trabajos, tenían auténticas preciosidades y no quería perder la oportunidad de ver más de sus obras. Había pensado dejaros aquí los enlaces y demás, pero prefiero dedicarles entradas por separado.

Auténticas obras de arte sus tarjetas
Por lo demás, como siempre había también miniexposiciones de ilustraciones/páginas de cómics, etc. Y hubo una con imágenes de Star Wars que me gustó bastante y casi la fotografié entera. Lo malo es que la iluminación y el reflejo del puesto de ramen de enfrente no ayudaron mucho a la calidad de las fotos, pero algo se ve.




Quería dejaros también algunos detalles de este expomanga, que nos parecieron graciosos (o no). Muchos stands estaban plagados con cabezas de caballos de esos que están ahora de moda (desconozco de dónde salen, pero nos recordaron al Padrino) y mi colega no lo soportaba, así que le hice una foto a uno con la sudadera de Deadpool (que también estaba de moda por allí).


R2-D2 de tamaño natural, mirad que mirada más tierna tiene

Si os fijáis en el vendedor está lleno de Poros *.*
Y grosso modo, eso fue todo, no había tanta gente disfrazada como si hubiéramos ido un sábado o un domingo, pero había dos muchachos muy majos disfrazados uno de Spiderman y el otro de Deadpool que lo petaron ^^.

Por último me queda hablaros de mis compras. Llevaba un tiempo viendo alfombrillas de ratón en plan friki y bueno ya que mi colega me obligó a no irme del expomanga sin comprarme una, pues tuve que llevarme una... Había un montón de diseños, pero al final opté por este de Kingdom Hearts, que además por los tonos que tiene pega mucho con mi protector de ordenador de Nosferatu ^^.


En mi caso es tradición llevarme algún peluche, aunque por razones de espacio, me he visto obligada a reducir el tamaño de los bichines. Estuve entre uno muy mono de Deadpool y un hámster que estaba en todas partes llamándome. Al final, cayó el segundo ^^ Y es tan blandito...

Le he llamado Subotai
Y también es tradición en mí llevarme chapas, aprovechando esas ofertas que ahí de llévate tropecientas y pagas 5, pues algo así. Estas son las que cayeron para mi colección de chapas frikis:

Mucho expomanga, y me llevo de todo menos algo relacionado con el manga...
Me hubiera gustado llevarme algo de Haikyuu!! pero no encontré apenas Merchandising salvo de los dos protas, que a mí son los que me dan más igual, pero bueno sigo sin perder la esperanza de encontrar algo de Tanaka...

Gracias por leer, 
greetings from the coffin

2016/05/09

¡Por los pomos de Skyrim!

Dejadme poner un poquito de música épica para esta entrada, o lo que es lo mismo, algo del Skyrim XD.


Los cajones de mi armario necesitaban unos tiradores nuevos y estos son los que trajimos:

Las víctimas ya dispuestas en la mesa de operaciones ^^
Empecé a maquinar a ver cómo podía decorarlos porque ¿dejarlos así? ¡Jamás! Primero pensé en pintarles símbolos de superhéroes, ahora que estoy inmersa en los cómics de Green Lantern, pero después me vino la inspiración de Talos y pensé que podía pintarles los Escudos de la Guardia del Skyrim.

Con el pirograbador les hice unas marcas simulando las juntas de las tablas del escudo, y después lo pinté ahí a mano alzada con pincel y acrílicos. Por último, en el borde les pegué una tira de fieltro gris como si fuera el refuerzo metálico del escudo. Aquí os dejo el resultado general y luego os lo dejo por separado:


  • Escudo de la Guardia de Hibernalia

Escogí este escudo porque la ciudad de Hibernalia cuenta con una escuela de magos que es una delicia, y no es que me vaya mucho usar en el Skyrim la magia, pero solo por las dependencias del Archimago, que son una delicia, merece la pena que su escudo esté en mi armario.
  • Escudo de la Guardia de Markarth
Es para mí la ciudad más bonita de todo Skyrim, no solo porque está asentada sobre las ruinas de una ciudad enana (y a mí la patria me tira ^^), sino también por el trazado laberíntico que la caracteriza. Aunque cada vez que la visito siempre acabo o en la cárcel o huyendo por no matarlos a todos...

  • Escudo de la Guardia de Ventalia
Como buena Capa de la Tormenta, no podía faltar el escudo de la ciudad donde reside el jarl Ulfric, líder de la rebelión contra el Imperio (¿imperiales a mí? ¡Buah!).
  •  Escudo de la Guardia de Carrera Blanca
Y por último Carrera Blanca, ciudad sede de los Compañeros. He incluido aquí su escudo porque me encanta, igual que la ciudad ^^.

Vistos así la verdad es que no me han quedado muy parecidos, quizá debería haberlos dibujado primero a lápiz antes de lanzarme con la alegría del pincel, pero al menos le dan un toque épico a mi armario XD.

Gracias por leer,
greetings from the coffin

2016/05/03

Carta abierta, o la mujer de mi vida

Querida mía:

Hace unos días leí que era bueno hablarnos a nosotros mismos como le hablaríamos a la persona que amamos, así que heme aquí escribiéndote, escribiéndome, esta carta con el anhelo de que te toque el alma.

Llevo unos días pensando en qué decirte o cómo decírtelo, pero siento que ahora se me agolpan torpes palabras. He pasado toda mi vida a tu lado, pero recién hoy estoy empezando a descubrirte, a ser consciente de tu presencia, de todo lo que me aportas y de la felicidad que me estás ayudando a alcanzar.

Te he acompañado desde que tengo memoria y sé que desde que la tienes tú, te has sentido rota; ambas sabemos que siempre has estado rota y que siempre lo estarás, que los reveses de la vida no hacen más que romper una y otra vez pedacitos de ti... Pero te he visto y sé (porque ambas lo hemos comprendido al mismo tiempo) que es ahí donde reside tu fuerza: cada vez que te rompes brilla aún más fuerte la luz de color índigo que te envuelve el alma.

Lamento que no hayas sido consciente en toda su plenitud de esta fuerza hasta ahora, porque he sido testigo impotente de tus descensos al infierno. Te he visto desgarrarte noche tras noche, silenciosamente, abrazando aquella almohada, testigo de tus soledades, hasta llegar al extremo de mirar con ojos ávidos esa cuchilla.

Te he visto despreciar tu reflejo en el espejo para evitar ver el monstruo que eras; te he visto enfrentarte al espejo con potingues y maquillaje para salir a la calle ocultando tu monstruosidad; te he visto perderte, te he llegado a perder pues en aquel momento no te valoré como merecías; he llegado a asistir impasible a tus épocas autodestructivas; te he dejado un cruel silencio en todas esas veces que mirabas al vacío y preguntabas "¿por qué a mí?"; he sido el martillo que sentenciaba cada uno de los juicios despiadados que emitías contra ti misma...

Sé que tu camino no ha sido fácil, pero aquí estás, y aquí estoy contigo. Porque eres la eterna luchadora, porque cada día encuentras un motivo por el que merece la pena haberlo vivido, porque tienes esa facilidad para sentirte agradecida por cada pequeña cosa que te ocurre, porque he llegado a verte mirándote en el espejo y querer no maquillarte ya que te sentías a gusto en tu piel, en tu naturalidad, porque has aprendido que el equilibrio entre tu luz y tu oscuridad es la clave para vivir una vida sana, porque sabes que eres imperfecta y te regocijas en ello por ser lo que te define en esta vida, en este tiempo y en este momento.

Por todas estas cosas y otras que quedan en el corazón, querida mía, me resta decirte que te quiero, que te amo y que te admiro, porque a pesar de que te destroce ver cómo tus esperanzas e ilusiones se desvanecen en cuanto te empiezan a iluminar el rostro, aún no te has rendido ni has perdido la esperanza de seguir teniendo ilusiones.

Siempre tuya,
Invierno